EP#134: Superpoderes: Cómo encontrar tu lado invencible.

WhatsApp Image 2019-06-11 at 7.56.28 PM.jpeg

No es suficiente vivir como … personas comunes y corrientes. Nos hace falta un superpoder especial. Un... algo, que te haga distinto, que te ayude a destacar, a diferenciarte, a ser diferente y ser el mejor en … algo, al menos algo.  un superpoder que te ayudan a encontrar tu lado invencible.  

Yo soy Rodrigo Llop y yo te cuento. 

Y si... esto es Azul Chiclamino, la realidad de lo absurdo.  

Recuerdo de niño imaginar que podía ver a través de las paredes. Que tenía super fuerza o super velocidad. Recuerdo poder soñar cosas que nadie más soñaba. Las platicaba y me veían de loco. Detenía el tiempo y movía cosas con la mente. Sólo con imaginar que volaba, abandonaba mi cuerpo y me iba a otros sitios, luego regresaba. Podía crear cosas con mis manos, cosas no físicas, pero sí de energía, como si de bolas de nieve se tratase.  Podía ver, escuchar y estar en contacto con seres de otros sitios, no sabía de donde… del cielo, imaginaba. Luego “de la noche”, pensaba. Al final entendí, años más tarde que eran simplemente presencias “de otras dimensiones, otros sitios u otros tiempos”, pero esa es otra historia. Recuerdo que tenía la capacidad de no crecer, luego perdí ese poder, y crecí porque me dejé llevar por quienes decían que debía hacerlo... que todos debíamos hacerlo. Todo lo olvidé. Con el tiempo, terminé siendo un adulto... normal. Crecer es perder los superpoderes que tienes de niño. Los dejas arrumbados, los olvidas. Cuando te das cuenta de que los has perdido es porque los necesitas y ya no los tienes. Por mas que quisieras regresar el tiempo atrás para recupéralos, no puedes y terminas irremediablemente confinado a “la sensatez del adulto.  

Me convertí en un adulto... Sin chiste, como cualquier otro. Iba de corbata a trabajar arrastrando mi portafolios. Manejaba durante horas en el tráfico para llegar de un sitio a otro y hacer algo que... algo que... algo que no sabía porque hacía. Me costó trabajo entender que había ciertos detalles que le hacían falta a mi vida. Debía recuperar mis super poderes. Y lo hice.  

Imaginar... Imaginar es probablemente el sentido más importante de ser humano, porque todo es posible en la imaginación, y a veces, cuando imaginas cosas muy muy fuerte, con los ojos bien bien cerrado, lo que imaginas se vuelve realidad y de repente, tienes superpoderes.  

Déjame contarte como lo hice. Por supuesto es un tema de imaginación. Cierra los ojos e imagina tres círculos en tu cabeza. ¡Alto, espera... no lo hagas si estas manejando! ¡Que susto!... asígnales el color que quieras. Un color transparente como si de prismas o cristales de un vitral se trataran. Asígnales un nombre: 

Habilidad o Talento, Interés y Practica o repetición.  

 

Enfócate en el primero.  

1. Una habilidad es algo que se te facilita, y no se vale decir “descansar, ver televisión, tomar el sol... ser...aunque hay mucha gente que ni siquiera tiene la capacidad de ‘ser’ esa no es una habilidad. Piensa en lo que haces bien de manera natural.  Antiguos pensadores y sabios en el conocimiento ancestral, pensaban –o piensan- que las habilidades vienen de tu pasado. De tus vidas anteriores. Si tu habilidad es el buen trabajo de la madera, por ejemplo, es porque esa habilidad la desarrollaste en otra vida. No tienes que pensar que es así, simplemente imagínalo como una “bonita y poética fabula”. Sin embargo, hay cierta lógica. 

“Ese chamaco es bueno para el futbol, desde pequeño sabía qué hacer con el balón”, y sé que lo has pensado porque lo repites. “¡Salió bueno para el futbol! ¡Salió buena para la cocina! ¡Salió bueno para los negocios!” Es curioso cómo no creemos en vidas anteriores, pero sí creemos que las habilidades puedan transmitirse genéticamente. ¿No crees? La cosa es que hay habilidades con las que naces. ¿Eres bueno para hacer amigo? Tal vez fuiste político o tabernero en la edad media. La otra es que … “pues saliste platicador”, la genética de la lengua, el verbo, la labia o el choro. Científicamente comprobado... ¿no? Bien, pues esa habilidad es talento. Felicidades. El software con el que viene programado tu cerebro o los músculos con los que naciste o el empaquetamiento completo vino con un plus... como una cajita feliz, con un juguete o un huevito kínder, con una sorpresa y un premio. Vienes con Windows 10 en vez de Windos 3.1, eres 8 cilindros, en vez de torpes 4 cilindros. Tienes un TALENTO.  

¿Sabes cuál es tu talento? Deberías, desde ya, tener un inventario de tus habilidades, talentos facilidades. Es primordial en la vida.  

Estamos acostumbrados a ver a los que se desempeñan mejor en la escuela, en las actividades, en los deportes, ciencias o artes. Vemos a quien tiene la facilidad de la música y lo etiquetamos o le ponemos, desde pequeñín un sello en la pompita que dice. Es nato, o peor aún, PRODIGIONo se cuestiona, no se analiza, ¡no se rechaza!... ¡PUS ES NATO! ¡YA! ¡EXCENTADO! ¡QUE MAS LE QUIERES ENTENDER!  

Los demás no es que no sirvan o debamos tirarlos a la basura... simplemente, hay que … buscarles otras habilidades o formarlos en otra fila. Lo siento, esta habilidad no es la tuya... aunque la quieras mucho.  

¿Cuál es tu talento? 

2. Gusto o interés. Es muy probable que haya algo que te guste hacer de sobre manera. La pregunta normalmente hago es:  

¿Qué serías capaz de hacer gratis? Un cabeza dura diría … ¡NADA! Si algo me gusta, que me paguen. Bien, elimina esa forma de pensar por un momento... piensa en: ¿Qué es lo que te gusta hacer y te hace infinita y eternamente feliz? ¿Qué es lo que disfrutas sin medida? De una forma más New Age ¿Qué viniste a hacer a este mundo? O ¿Cuál es tu propósito de vida? 

Esto es común en los maestros y profesores, por ejemplo. Su interés por transmitir información, enseñar guiar o llevar de la mano es tan grande que muchos lo harían -o, mejor dicho, lo hacen – gratis. Lo siento por ustedes maestros, les toco llegar al mundo con un gusto económicamente despreciable. Pero piensa en esto, muchos expertos donan su tiempo a universidades estatales con la intención de preparar nuevas generaciones con su conocimiento y experiencia. Es de una u otra forma contribuir a otro interés importante: el patriotismo. El desinteresado amor a la patria que podría consumir recursos como tiempo y dinero en aras de crecimiento. Lo mismo sucede con las ONGs o voluntariados para ayudar a gente de menores recursos. Pero no nos vayamos al extremo.  

Hay quien gusta de pintar simplemente por el placer de hacerlo. Hay quien toca una guitarra sin esperar nada a cambio. ¿Ganas algo jugando futbol con tu equipo del barrio? Seguro no. Primero porque siempre pierdes y segundo porque cuando ganas, el premio es una copa dorada del tamaño de tu dedo meñique.  ¿Qué es lo que más te gusta hacer? Si no te pagarán ¿Seguirías haciendo lo mismo en tu vida profesional? Si la respuesta es NO, entonces hay algo que no está bien. Piénsalo. Tu profesión debería ser un gusto culposo, debería ser algo que, a pesar de que no te pagaran, seguirías haciéndolo.  

Otra pregunta que comúnmente hago es: ¿Qué te gustaría hacer cuando te retires? Cuando tengas mil ocho mil años y no tengas nada que hacer porque ya acabaste de trabajar... la pregunta es ¡Pues porque no lo estás haciendo hoy! Hazlo.  

Hacer publicidad es algo sumamente divertido, al igual que el marketing, es creativo y lleno de juego. Habla con un vendedor, pero uno d verdad, uno apasionado. ¿Conoces a alguien a quien las ventas le corran por las venas? Escucharlo tirarte el rollo de su producto o servicio, con la pasión que lo hace es impresionante. Llena de energía simplemente verlo –por supuesto solo por un rato, porque si de verdad es bueno como dices, terminarás sacando su tarjeta de crédito para cuando vayas en el postre.  Buen pues ese es un gusto. Un placer.  

¿Cuál es tu gusto? 

3. Práctica, repetición y esfuerzo. Tendrás que creerme: poca, muy muy poca gente en el mundo tiene un talento y un gusto tales por las cosas, que nunca requirió practicar.  

Cuentan que Michael Jordan, basquetbolista, practicaba mucho... y fallaba mucho. Hasta que la práctica lo llevo a no fallar. Tenía un talento y un gusto por su deporte, pero la práctica lo llevó a ser el campeón. No fue su estatura ni su genética, tampoco su color. Repetir y repetir te hace crecer. Nadie escribe su primera novela y tiene un Best Seller –nadie, explica Neil Gaiman, escritor de Coraline y Lucifer. Ya lo he dicho antes. Hay que equivocarse.  Hay que practicar y solo escribiendo se aprende a escribir.  Solo hablando se aprende a hablar. Dicen que son 10,000 horas las que necesitas para convertirte en un experto. Piensa esto: no te habías acabado tus lápices de la primaria cuando ya no tenían goma... ¿no? 

Tony Schwarts escritor y fundador de The Energy Project explica para Forbes que se puede ascender a la cima en los deportes o en el trabajo con la práctica. Se necesita mentalidad de competencia y un plan para mejorar objetivos medibles. Se necesita disciplina para lograr objetivos diarios, mensuales y anuales. No solo con talento llegarás al a cima. Hay que practicar, practicar, practicar. Michael Jordan, por ejemplo, estaba ultra determinado y practicaba todos los días durante la mayor aparte de su carrera profesional.  

Pero aquí está la trampa. El esforzarse, indica The Conversation es el principal enemigo de la “habilidad nata”. NAta de nacimiento, no de leche. Si tienes que intentar una y otra vez, entonces no eres un nato, no eres listo, no eres talentoso. Entonces accedes al bloqueo natural que todos los que están a tu alrededor impuesto sobre ti, no permitiéndote que desarrolles un talento, y peor aún, si es tu gusto, entonces terminarás haciendo lo que no quieres, simplemente porque alguien te dijo que “no lo tenías”.  

http://theconversation.com/our-obsession-with-natural-talent-is-harming-students-11549 

Los que están debajo, debajíto de aquellos con el “talento nato” son los denominados “...tienen potencial”. No clasificaron pero podemos darles la oportunidad a que sean exitosos. Seguramente los conoces o eres uno de ellos. Son los ni tan tan ni muy muy... tienen “habilidades potenciales” y se enrolan en clases extras, en la tarde o adicionales denominadas “desarrollo de habilidades”. Son aptos o candidatos para hacerles un upgrade. 

Carol Dweck, psicóloga, ha estudiado las habilidades humanas durante mucho tiempo, indica The Conversation. Hay un tipo de mentalidad, la “mentalidad fija” y es precisamente innata e inmutable. Tener una mentalidad fija sobre una habilidad puede ser o muy bueno o muy peligroso. Bueno, asegurar que la desarrollaras. Peligroso es no probar otras cosas, no intentar más o encerrarte en ella.  

http://theconversation.com/our-obsession-with-natural-talent-is-harming-students-11549 

¿En qué estás dispuesto a invertir practicando? 

Bien, pues es momento de trabajar. ¿Recuerdas los tres prismas en forma de circulo? Encímalos un poco, como un diagrama de Ben Euler que aprendiste en la secundaria. En medio, hay una zona en la que los tres círculos convergen. Ese es tu superpoder. ¡Felicidades! ¡Lo encontraste! 

Hay cosas que son tu talento, pero no quieres practicar. Está bien. ¿Quién quiere practicar el órgano melódico o ¿Quién tiene habilidades para el contorsionismo como para querer unirse a un circo? No lo practiques si no es lo que quieres. 

Puedes tener un gusto, pero no un talento, ve el deporte en la tele y listo. Si quieres tener un super poder, fíjate bien cuál es tu talento, que es lo que te gusta y practícalo. Simplemente persigue lo que amas, hazlo con todo el empeño que tengas, fíjate en tus habilidades y práctica. Ah y otra cosa... ¿Tienes hijos? Ayúdales a que no pierdan su super poder de la imaginación y fíjate bien en su talento y sus gustos. Ponlo a practicar, no le va a costar trabajo. Seguro tendrás un superheroe pronto.  

 

Esta es la lista de superpoderes que me gustaría tener: 

Meterme a nadar y no mojarme 

Lavarme los dientes sin verme en el espejo fijamente. 

Dormirme rápido, como si tuviera un switch de encendido y apagado. 

Ver las estrellas sin telescopio. 

La ortografía perfecta 

 

 

WhatsApp Image 2019-06-17 at 8.11.24 PM.jpeg