EP#133: A.I. Oportunidad o amenaza

A.I. Oportunidad o Amenaza (Inteligencia Artificial)

A.I. Oportunidad o Amenaza (Inteligencia Artificial)

¿Qué es lo que más miedo te da? Piensa bien.... bueno, pero apúrate porque no tengo todo el día. ¿Respuesta? Lo desconocido. Una de esas cosas, te lo aseguro, es hasta a donde llegará la tecnología. La inteligencia artificial: oportunidad o amenaza. 

Yo soy Rodrigo Llop y yo te cuento. 

Y si... esto es Azul Chiclamino, la realidad de lo absurdo.  

De una forma interesante y divertida, Gizmodo enumera las principales tramas en la literatura de ciencia ficción. Me quedo con algunos con los que concuerdo, no con todos:  

  1. Viajes interestelares como Star Wars y Star Trek entre otros.  

  2. Viajes en el tiempo como La máquina del tiempo y volver al futuro.  

  3. Transformaciones humanas en otros seres y superpoderes La mosca y todas las de super héroes. 

  4. Monstruos y Alienígenas. Por supuesto Alien e E.T. 

  5. Universos paralelos como Twelve Monkeys y Media Noche en Paris 

  6. Mundos post apocalípticos, como Madmax y soy leyenda 

  7. Tecnología: Robots e inteligencia artificial como... 2001, odisea del espacio y Blade Runner.  

https://io9.gizmodo.com/ten-plotlines-youll-find-in-science-fiction-over-and-5871126 

Probablemente la trama con la que más nos familiarizamos es esta última: La inteligencia artificial. Las demás están un poco alejadas de nuestro contexto cotidiano. Bueno, salvo algunos monstruos transformados o alienígenas apocalípticos que denominamos “políticos” y cuyas intenciones parecieran más destruir el país o el planeta, el resto es bastante alejado de nuestra realidad.  

Nos han acostumbrado consistentemente a tener tecnología cada vez más inteligente. Pararse a cambiar el canal del televisor con una palanca mecánica es casi inimaginable. Muchos de los que me escuchan dirán: 

- “Oye Rodrigo, ¿de qué hablas?” Si, era casi siempre tarea del hermano menor fungir como control remoto “oye Rodrigo, cámbiale al 2 … ahora al 5... ahora al 8... ahora al 13... mueve la antena para que se vea mejor... ahí está... así quédate”... -historia real. Hoy, los sistemas de streaming recomiendan contenido y evalúan si te va a gustar o no, como si te conocieran...como si fueran inteligentes... que lo son.  

¿Qué es la ciencia ficción si no la banda de una caminadora de gimnasio que alcanzamos una y otra vez mediante la ciencia? Julio Verne escribió sobre ciencia ficción hasta que los avances eliminaron la palabra “ficción” dejando el termino en Ciencia. El futuro se convirtió en presente y después en pasado. Viajar al espacio o al fondo del mar, ya es, incluso, comedia. Claro, hay necios que insisten en tropezarse una y otra vez en esa banda para quedarse en el pasado e invertir en refinerías o mover una economía con carbón en tiempos de energía limpia... pero esa es otra historia.  

La inteligencia artificial fue, por mucho tiempo, ciencia ficción. Pero ya no... ya no es, mi querido oyente ciencia ficción... se ha incorporado a las filas de la “realidad”. Dejo de estar encuadernado en los libros de literatura o enlatado en una cita de celuloide. Hasta hace algunos años... de hecho bastantes años.  El término Inteligencia Artificial fue acuñado por John Mcarthy en 1956 en una conferencia académica. Sin embargo, el debate sobre máquinas pensando comenzó mucho antes. En el trabajo de Vannevar Bush “As we may think” de 1945 en donde propuso un sistema que amplificaba el conocimiento de las personas. Cinco años más tarde, Alan Turning –¿Recuerdas la película “El código enigma”? Si... ese- pues escribió en 1950, un paper sobre máquinas simulando comportamiento humano y la habilidad de hacer cosas inteligentes como... jugar ajedrez. 

¿Qué es la inteligencia artificial? No nace en un laboratorio tipo Dr. Von Frankenstein creando neuronas en una caja de Petri. Tampoco está en el interior de una botella de Smart Water... si tenías la duda o la preocupación, no te estreses. El agua que has estado tomando toda la vida no es Dumb Water o agua tonta... es igual de lista que cualquier otra. Mas bien detrás de un teclado y en un laboratorio de silicio programando modelos computacionales que asemejen el proceso de pensamiento humano. Las computadoras han funcionado bajo un sistema binario: “Si aprieto el botón de imprimir, entonces... imprimir. Si A entonces B”. Rutinas. Durante mucho tiempo las rutinas comenzaron a hacerse más complejas y a expandirse de forma interminable. Mientras más extensos eran los códigos, más complejos los sistemas. Era programar, no pensar. Un gran árbol de decisiones.  

Pero, ¿Cómo hacer que la computadora decida por si misma? ¿Es posible que aprenda? Si no podemos hacer que algunas personas “piensen” ¿podremos hacer que las computadoras lo hagan? Considerando que hay casos perdidos, es probable que si... es más fácil que tu refrigerador piensa. que lo haga tu vecino el que siempre te raya el coche... 

En 2019, Geoffrey Hinton recibe el Premio A.M Turning. Este premio lleva el nombre del matemático británico que articuló la base matemática de la computación. El premio incluye un millón de dólares fondeado por Google, indica la universidad de Toronto.  

https://www.utoronto.ca/news/am-turing-award-nobel-prize-computing-given-hinton-and-two-other-ai-pioneers 

 Hinton es considerado el padre de las redes neuronales son algoritmos que logran imitar el cerebro humano con capas de “neuronas”, unidades computacionales pequeñas que procesan y llevan información de una a otra, como lo hace el cerebro, indica New York Times. La red neuronal es capaz de tomar información, procesarla e ir aprendiendo para tomar decisiones. 

https://www.nytimes.com/2018/10/18/business/an-ai-glossary.html 

 La teoría de cómo analizar información basado en redes neuronales es vieja. Data de los 60s y 70s. Mientras Tony Manero le sacaba brillo a la pista, unos nerds se encontraban desarrollando un cerebro artificial. Hinton desarrollo un modelo neuronal de diversas capas, más complejo y sofisticado y a finales de los 80s, basado en ese modelo, se pudo construir el primer coche autónomo con redes neuronales, en los 90 un sistema era capaz de reconocer números escritos a mano. Sin embargo, se toparon nuevamente con un techo: no había suficientes datos y suficiente poder de cómputo para seguir adelante. Así pasaron los 90s. En la segunda mitad de la década del 2000, llego finalmente la capacidad de procesamiento y la cantidad infinita de información en internet para potenciar la inteligencia Artificial: Reconocimiento de imágenes, reconocimiento de habla y otras aplicaciones.  

https://www.youtube.com/watch?v=2EWDDUGNhKM 

 ¿Por qué esa necedad... quiero decir, empeño en desarrollar la inteligencia artificial? Por varias razones. 

  1. Porque somos flojos por naturaleza... que mejor que alguien decida por nosotros. 

  2. Porque la información para tomar decisiones cada vez es mayor, está disponible y podemos usarla. 

  3. Porque podemos ser más precisos y cometer menos errores. 

  4. Porque tenemos el interés de deshacerlos de tareas repetitivas y sin valor como... cómo manejar al trabajo y a la casa. 

  5. Porque debemos enfocarnos en otras tareas como el arte, el conocimiento, y a desarrollarnos como seres emocionales –y espirituales.  

¿Qué es lo que verdaderamente viene a resolver la inteligencia artificial?  

Sí, coches autónomos, por supuesto. Sí, recomendaciones películas, series, libros, comida, productos, ropa, moda... todo en base a nuestros gustos... Sí. Identificar, de forma anticipada, una compra con tu tarjeta de crédito que no sea tuya... En algún momento, estoy seguro que sistemas para identificar los ladridos de tu perro... pero, sobre todo, tareas como llevar a Marte naves no tripuladas y comenzar a construir una colonia sin siquiera supervisión del ser humano.  

Primero, análisis de grandes, inmensas, interminables o casi infinitas cantidades de datos e información. 

Segundo. El análisis de diferencias naturalezas de información. Datos numéricos, por supuesto, como ha sido durante años, pero también letras y textos. Imágenes y videos, sonidos y... no sé, en algún momento tal vez otros sentidos como texturas y olores. 

Tercero. Autoaprendizaje o machine learning. El que una máquina pueda entender un problema, resolverlo por sí misma y hacerse más inteligente sin la necesidad de intervención humana. Nosotros aprendemos por prueba y error. Dicen que “el que con leche se quema, hasta el jocoque le sopla”. Una máquina puede aprender quemándose y de ahí, aprender cuantas cosas pueden hacer daño además del fuego o el calor. 

Pero veámoslo en dos ejemplos más simples y más humanos. 

A esto, imaginemos dos escenarios importantes en donde estas tecnologías pueden ayudarnos, mas allá de identificar una ruta para destruir la estrella de la muerte como la inteligencia de R2D2 o un mayordomo cromado como C3PO.  

Primero, la educación. 

Uno de los principales problemas de la educación es la insuficiencia maestros. Punto. Un salón de clase, relativamente homogéneo, tiene por naturaleza alumnos desatacados y alumnos en “suficiente o reprobados”. La curva se encuentra típicamente en el medio. La famosa “campana de distribución”. Un maestro debe llevar a todos sus alumnos a aprender, sin embargo, no puede prestar demasiada atención a los dos extremos. Un sistema de Inteligencia Artificial enfocado en la educación debería ser capaz de adecuar un programa para cada alumno basado en sus capacidades, personalidad, aprovechamiento y habilidades –entre otras características. Este sistema no remplazará al maestro, pero si lo apoyará. Un sistema individualizado.   

Segundo, la salud.  

Un doctor puede ver estudios, análisis clínicos, radiografías, resonancias magnéticas y otros para identificar una enfermedad, sin embargo, no deja de ser una fotografía de ese momento. Un sistema de inteligencia artificial puede anticipar una enfermedad basado a un historial clínico y comparándolo con otros casos, añadiendo millones de historiales y la interminable información de su ADN para mejorar el diagnóstico.  

Son dos de los muchos casos que se plantean como oportunidades para la humanidad, más que como amenazas.  ¿Llegará igualar o incluso a superar la inteligencia humana? Si... se dice que en año 2040. ¿Se pondrá en riesgo a la humanidad ese día? No. Fue mayor la amenaza el día que un video juego se redujo al tamaño de un bolsillo y los libros permanecieron del mismo tamaño. Eso pudo haber terminado con la humanidad. Siempre y cuando las máquinas estén al servicio del hombre. El automóvil se ha usado para la guerra... sí. da Vinci destruyo sus planos del submarino, cuenta la leyenda. Pero en realidad, su uso, depende de nosotros. De nuestra ética y valores. Sin embargo, necesitamos de la inteligencia artificial para volvernos más humanos, irónicamente. Recordar lo que éramos porque lo hemos perdido u olvidado. Hemos dejado de ser seres humanos. Usar todo el poder del cómputo para maximizar los recursos de la tierra y minimizar los desechos, a reutilizar y así, dejar de ver lo que tiene el otro que yo no tengo... para evitar pelear, luchar bombardear, robar o invadir. ¿No crees? 

https://www.forbes.com/sites/bernardmarr/2018/07/25/how-is-ai-used-in-education-real-world-examples-of-today-and-a-peek-into-the-future/#5509c3e8586e 

https://www.youtube.com/watch?v=afC1Ftfu0qQ 

 

Esto fue Azul Chiclamino, la realidad de lo absurdo. Yo soy Rodrigo Llop. Visítame en AzulChiclamino.com. Sígueme en iTunes, Spotify, en Soundcloud y en todas las plataformas de podcasting como google podcast, stitcher y todas... suscríbete.  Sígueme en instagram y twitter @rodrigo_llop y en Facebook.  

 

¿Qué va a pasar en un futuro tal vez no tan lejano? Bien, pues creo que el mundo será mejor con inteligencia artificial.  

Creo que nos permitirá ser más inteligentes a la hora de legislar. Veo a un sistema analizando todos los estatutos, leyes, códigos e incluso constituciones del mundo haciendo una referencia cruzada con corrupción y delitos, así como “usos y costumbres” y tradiciones locales para identificar cuáles son las mejores leyes de otros sitios que pueden adoptarse en un país, tropicalizándolas, maximizando preceptos de ética, moral y valores del ser humano. No, no es para eliminar a los diputados, senadores y otros personajes que definen y redactan leyes –que no estaría mal, pero bueno mejor ahí que en otro lado robando. Así, esta herramienta les ayudaría a conocer todos los escenarios de lo que podría suceder en dado caso de que una ley se apruebe o no. Recordemos que la I.A. debe empoderar a quien la maneje. Un juez binario que aplique o no la ley, podría programarse con gran sencillez hoy en día, incluso que calcule la condena correspondiente, sin embargo, en términos de seres humanos, las cosas no son blancas o negras. Robar por hambre no es lo mismo que robar por corrupción, por lo que un juez basado en inteligencia analítica podría ser igual o más justo que un juez de carne y hueso sin ser corrompible procesando una infinidad de casos y sentencias con gran asertividad.  

Este es un guion... ya lo vi... ¿Dónde está el teléfono de James Cameron? ¡Déjame hablarle a James Cameron...!